Via Integra

Fr Mark's progressive Anglo-Catholic take on European Christianity

  • This is my collection of material about the current state of the churches in Europe. I am interested in looking at how they are dealing with the pressing issues of our time: the issues of gay people and women in ministry/ leadership are particularly pressing at the moment, as is the area of declining church attendance.

    I would like to see how Europe's traditional religious institutions are coping with the new Europe currently being forged, in which public opinion and ethical attitudes are becoming inceasingly pan-European, and are evidently presenting a series of strong challenges for the churches.

Spain – the gay issue

Posted by Fr Mark on August 12, 2009

350PX-~1The first Roman Catholic priest in Spain to come out in the press as gay, Fr José Mantero, was consequently suspended from his position as a parish priest near Huelva, and is now publishing a novel about love between priests.
 
From Al Este de Epem, 15.05.09
 
 
 
El ex párroco de Valverde del Camino, José Mantero, aborda en un libro la relación amorosa de dos sacerdotes. Se trata de su novela ‘Amor Inconfesable’, publicada por Odisea Editorial en este mismo mes de mayo y ya a la venta en diferentes librerías y centros comerciales.

 

Según publica el diario onubense “Odiel Información”, se trata de una historia de amor que se desarrolla en el Madrid de los años noventa, donde dos personas se enamoran perdidamente, a pesar del impedimento que supone el importante papel que ejercen dentro de la Iglesia.

Arzobispado de Madrid
Miguel Bueno es el secretario-canciller del Arzobispado de Madrid, fumador empedernido y sacerdote de profunda fe. Por su parte, David Alvás es el hermano mayor de la congregación Pax et Bonum. Sus encuentros le llevan a una dura decisión: el amor humano o el divino.

Cura con polémica
José Mantero sembró la polémica en toda España, cuando en 2002, con 39 años de edad, y unos diez como párroco de Valverde, confesó que “doy gracias a Dios por ser gay”. Con esta afirmación, Mantero se convirtió en el primer sacerdote que anunciaba públicamente su homosexualidad. Ahora, varios años después, publica una obra, que según explica a este periódico su asistente editorial, Raúl Castelló, es “una novela con claros tintes autobiográficos, pero que no llega a ser autobiografía”.

Suspendido “a divinis”
Mantero fue suspendido ‘‘a divinis’’ por la Iglesia que lo expulsó de sus filas sacerdotales tras hacer pública su condición de gay. Junto al ex carmelita Antonio Roig , Mantero es uno de los dos sacerdotes españoles “cesados” por el Vaticano tras revelar su homosexualidad. Ambos conjuntamente, denunciaron que “la Iglesia ha perdido la vergüenza y la ética” al haber convertido a los homosexuales en “su nuevo enemigo.

 

The report of his coming out in El Mundo, 01.02.02

http://www.elmundo.es/2002/02/01/sociedad/1101310.html

 

José Mantero, primer sacerdote que declara abiertamente ser ‘gay’

Es párroco de Valverde del Camino (Huelva) y admite que no cumple la continencia sexual

ENRIC PASTOR

MADRID. Aire fresco en el ropero de la Iglesia. El tranquilo pueblo de Valverde del Camino (Huelva), de 12.500 habitantes, se va a quedar boquiabierto. Su vicario, José Mantero, se confiesa a sí mismo, ante el Altísimo, ante la Iglesia y ante el mundo entero. «Doy gracias a Dios por ser gay» titula el último número de Zero desde hoy en los quioscos , una revista mensual destinada al público homosexual. En portada, el párroco del pueblo, sin pelos en la lengua.

Barba, un aro en la oreja izquierda, grueso anillo en el pulgar, pulsera de tachuelas y alzacuellos blanco, el sacerdote José, de 39 años diez como párroco, cuatro como vicario en la Parroquia de Nuestra Señora del Reposo, en Valverde del Camino , está en paz con Dios. «Me encanta ser gay y pertenecer a la Iglesia».Fervor católico y orgullo gay, a partes iguales. José Mantero, Pepe para sus parroquianos, es el primer sacerdote español que sale del armario, sin renunciar al amor a su Iglesia, pero sí a la estricta continencia sexual.

Gay y sacerdote es un binomio existencial difícil de defender ante la ortodoxia católica. Y un joven José Mantero García tomó la senda de la autoaceptación. «Tuve muchas contradicciones al comienzo, pero ahora lo vivo bien», confiesa a Zero. «En el momento en que lo vives como carga y no como gozo, te vas al carajo psicológicamente».

Para el sacerdote, nacido y ordenado en Valverde, la homosexualidad «no está reñida» con el sacerdocio. «Otro tema sería cómo vivo ser maricón activo y sacerdote, porque yo no vivo ni mucho menos en la continencia. Sí lo hice durante siete años, estaba convencido del tema de la castidad…, pero me iba al pozo». Y remata: «Continente ya no existe, continente no hay nadie».

Su primera vez

Para muestra, su primera vez: «Lo descubrí a los 31 años, y tengo 39. Lo descubrí porque me enamoré. Una historia muy bonita, muy morbosa y que acabó mal. Mi primera relación no sexual, sino más completa fue la que me encendió el chip, la que me hizo dar gracias a Dios por ser gay».

Culto y apreciado por los jóvenes de Valverde, quienes conocen a Pepe dicen que no teme ni al Vaticano. A más de un feligrés de su parroquia debió sorprenderle la modernidad con que Mantero celebraba los matrimonios. «Eso es más heavy [el matrimonio], no me gusta nada. Siempre quito, ¡siempre!, las referencias a la unión de hombre y mujer. En lugar de decir, en la bendición nupcial, “la unión del hombre y la mujer”, digo “la unión de la pareja humana”».

Desde la revista Facanías, editada en su pueblo, Mantero ha escrito artículos tan poco ortodoxos como provocadores. «Hoy también es mi Pride, hoy me siento orgulloso, me quiero, me acepto y me luzco acaso, siendo gay, hetero, hilandera de Velázquez o lo que a ustedes les vaya dando la gana» remataba su columna mensual de junio, Orgullo Gay, que llamó la atención de los redactores de Zero, impulsora de la salida del armario del teniente coronel José María Sánchez Silva. Y le propusieron una entrevista. El sacerdote habló, y el cielo clamará.

Harto del «silencio y culpabilidad» que la homosexualidad provoca en la Iglesia, el sacerdote ha decidido abrir el ropero y dar un valiente paso adelante desde el altar. «Las historias hay que defenderlas desde dentro. Desde fuera, no sólo es más difícil, sino que es imposible. La lucha desde dentro incluye un factor importante: el amor a la institución. No estoy en absoluto ni resabiado ni resentido, todo lo contrario: estoy agustísimo.A la Iglesia la quiero muchísimo. Y el amor tiene que ser beligerante».

«Supongo que a tí te gustarán las personas del otro sexo, ¿no?», cuenta Mantero que le preguntaron en el seminario. «Dije que sí, tan hipócritamente. Tenía 17 añitos. Si hubiera dicho que no, me hubieran echado». Porque la homofobia, denuncia Mantero, está anclada en la institución. Y eso que, en estos años, ha conocido a compañeros gays. «Lo normal es callar, negar tu propio ser: así estás anulado, eres más controlable y no haces ruido, que siempre molesta. Lo que se quiere es negar el hecho homosexual, negar que en nuestras filas hay maricones. A mí ya no me pueden echar porque ya estoy ordenado pero, antes de la ordenación, te echan».

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: